Archivo de la categoría: Poemas

Defensa de la alegría

Este poema llega a mis manos justo en el momento en que la defensa de alegría es complicada pero no imposible…

Defensa de la alegría

Defender la alegría como una trinchera
defenderla del escándalo y la rutina
de la miseria y los miserables
de las ausencias transitorias
y las definitivas

defender la alegría como un principio
defenderla del pasmo y las pesadillas
de los neutrales y de los neutrones
de las dulces infamias
y los graves diagnósticos

defender la alegría como una bandera
defenderla del rayo y la melancolía
de los ingenuos y de los canallas
de la retórica y los paros cardiacos
de las endemias y las academias

defender la alegría como un destino
defenderla del fuego y de los bomberos
de los suicidas y los homicidas
de las vacaciones y del agobio
de la obligación de estar alegres

defender la alegría como una certeza
defenderla del óxido y de la roña
de la famosa pátina del tiempo
del relente y del oportunismo
de los proxenetas de la risa

defender la alegría como un derecho
defenderla de dios y del invierno
de las mayúsculas y de la muerte
de los apellidos y las lástimas
del azar y también de la alegría.

.-Mario Benedetti

Poema que me recuerda mi tierra llanera

MangosHoy revisando mi google reader me encontré con el poema “El árbol de Mango” de Igor Barreto, que  indudablemente me hizo recordar mis andanzas en San Carlos, Cojedes y lo significativo y emblemático que es para mí y mi tierra llanera, que le rinde homenaje continuo y hasta un monumento ha construido en su honor.

El Àrbol de Mango
Para venir a poseerlo todo
no quieras poseer algo en nada.
San Juan De la Cruz
El árbol de mango
es inmortal
y no necesita de lo humano.
Forma umbríos claros
en lo denso del monte
y ahí perdura.
La palma
podrá sostener al mundo,
pero el mango
ha aceptado
la oscura llamada del bien.
Porque no quería tener
algo en nada
se ha ido:
más allá de las dunas azules,
entre madroños y píritus
de negra espina.
Allí
donde dos ríos se unen
como semblantes de soledad.
* Del libro: Tierranegra, Premio Concurso de Literatura Mención Poesía 1993, en Homenaje a Efraín Hurtado.

Soledad

El poema Soledad fue escrito el 11 de diciembre de 2005, y hasta ahora lo rescato de mi cajón para que conozca la luz y sea leído por quien quiera, una muestra de esas expresiones que deseo reflejar en este blog.

Soy de ninguna parte

mi origen es el viento

soledad

en las brumas del silencio

se oyen mis pasos

a ningún lugar pertenezco

y a nadie le duele mi dolor.

He perdido espacios de la historia

ya nada es igual

todo me es ajeno y es allí donde pertenezco

a la frontera de lo incierto.

Donde se pierde el horizonte

quizás en la cima de un monte

ya no soy nada

nunca lo fui

mi historia se desvaneció

antes de empezar

y lo único mío es

La Soledad